EN QUÉ CREEMOS

LAS ESCRITURAS

Creemos en la suficiencia de las escrituras pues toda la Biblia fue inspirada por Dios. Es útil para enseñar, reprender, corregir e instruir en la justicia, de manera que estemos capacitadas para toda buena obra. Dios es el autor, quien decidió escribirla por medio de hombres a quienes les otorgó revelación divina. Las escrituras nos cuentan sobre la gloria y el poder de Dios, así como su plan de salvación. La Biblia en su totalidad es perfecta, veraz, digna de confianza, sin errores ni limitantes de tiempo. Es el estándar supremo por el cual nos regimos. Toda la Escritura es testimonio y revelación de Cristo.

ADORACIÓN

Perseguimos la adoración como un estilo de vida que busca poner a Dios en primer lugar siempre, entregándole la gloria y el honor que sólo Él merece. Creemos fielmente que nuestra adoración más genuina nace de un corazón arrepentido, en entera dependencia de Dios. Adoramos a Dios por su carácter, cualidades y calidades, porque Él es grande y digno de toda alabanza. Lo adoramos no por lo que nos da, sino por quién Él es. No para ganar su amor y aprobación, sino porque, gracias al sacrificio de Jesús y por nuestra fe en Él, somos amadas, adoptadas y aprobadas.

DIOS TRINO

Hay un sólo Dios verdadero, quien es eterno, soberano, omnisciente, omnipotente y omnipresente. Digno de toda gloria, se nos revela como un Dios trino; Padre, Hijo y Espíritu Santo, con atributos personales distintos, pero sin división en su naturaleza divina.

DIOS PADRE

El Padre es Dios. Él habló y todo lo que existe fue creado. Él reina con soberanía sobre toda su creación de acuerdo con sus propósitos de gracia y para gloria de su nombre. Dios es el Padre de todos aquellos que ponen su fe en la muerte y resurrección de Jesús.

JESÚS

Jesús es Dios. No tiene principio ni fin. Como hijo encarnado de Dios, se despojó a sí mismo y vino a la tierra a servir y salvar. Concebido por el Espíritu Santo y nacido de la virgen María, cumplió la ley divina sin nunca pecar, entregándose a sí mismo como sacrificio para la redención de los pecados de quienes han puesto su fe en Él. Resucitó, ascendió al cielo y regresará por su iglesia.

ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo es Dios. Él es nuestro consolador, quien vino a guiarnos a toda verdad y a convencer a los seres humanos de pecado, justicia y juicio. Por medio de la fe en Jesús, el Espíritu Santo nos sella para el día de redención. Además nos capacita a los creyentes con poder a través de sus dones para la edificación de la iglesia y nos guían en el proceso de santificación a través de sus frutos.

EL SER HUMANO

Dios nos creó hombre y mujer como únicos portadores de su imagen, con el propósito de vivir en perfecta comunión con Él. Sin embargo, por el pecado de Adán y Eva, esa comunión se quebró. Hoy somos concebidos en una naturaleza caída y sólo somos capaces de hacer cosas buenas, a través de una relación con Jesús, por la gracia de Dios, a través del poder del Espíritu Santo y para la gloria de su nombre.

SOBERANÍA

Creemos en la soberanía de Dios sobre toda la creación; de acuerdo con los propósitos de su gracia y para la gloria de su nombre. Él posee y ejerce su autoridad en el cielo y en la Tierra de manera suprema e independiente y gobierna el universo con amor, justicia y bondad. Nos concede la posibilidad de tomar decisiones conscientes, permitiéndonos escoger entre vivir en el Espíritu Santo o en nuestra naturaleza pecaminosa.

SALVACIÓN

La salvación es por fe y no por obras. Nuestras buenas obras son el fruto de una fe verdadera y no un requisito para la salvación. Esta es otorgada por Dios, y recibida por nosotros a través de la fe en Jesús. No podemos alcanzarla en nuestras propias fuerzas, mas tenemos acceso a ella por la gracia y misericordia de Dios.

SANTIFICACIÓN

Una vez que entramos a una relación con Dios, por medio de la fe en Jesús, somos transformadas diariamente a su imagen a través del poder del Espíritu Santo. Nuestra santificación es un proceso continuo, que llegará a feliz término cuando estemos en presencia de Dios en la eternidad (Filipenses 1:6)

LA IGLESIA

La iglesia es el cuerpo de Cristo en la Tierra. No un edificio, mas el conjunto de todas las personas que profesan fe en Jesús para el perdón de sus pecados. Un solo cuerpo, una sola fe, un solo Dios, pero con diferentes partes y funciones. Por tanto, ahora vivimos como una familia, para darle gloria a Dios y avanzar su reino.

SEGUNDA VENIDA

Jesús vendrá por segunda vez en todo su esplendor, para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesús es Dios. Habrá un juicio y todo aquel que haya puesto su fe en Él, será justificado a través del pago que efectuó Jesús en la cruz y tendrá acceso a la vida eterna en su presencia. 

SERVICIO

De la misma manera en que Jesús vino a servirnos, nosotras estamos llamadas a servir a otros. ¡Esto motiva cada cosa que hacemos! (Mateo 20:25-28). Dios nos llama a y capacita para ser buenos mayordomos de los dones y recursos que pone en nuestras manos, Es nuestro anhelo que al final de nuestras vidas, Dios pueda llamarnos "siervas buenas y fieles" (Mateo 25:21). 

COMUNIDAD

Como seguidoras de Jesús estamos llamadas a transformar nuestros entornos a través de su amor, compartiendo el evangelio y ayudando al prójimo. Somos una familia con Cristo, un solo cuerpo, llamados a vivir en comunidad, apoyándonos, edificándonos, exhortándonos, ayudándonos a llevar las cargas, confesando nuestros pecado y orando unos por otros. (referencias bíblicas)

¡SUSCRIBÍTE!

Mantenete informada de los últimos eventos y material que te ayudará al crecimiento espiritual.
Please wait

Hechas para Más

Tres Ríos, Cartago, Costa Rica
Teléfonos: +506 8455 1510
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Copyright © 2022 Hechas Para Más. Todos los derechos reservados. Desarrollado por NG Technology