¿Sabías que el Halloween tiene un trasfondo cristiano?

La pregunta más frecuente, entre los creyentes, durante esta época es: ¿deberían lo cristianos celebrar Halloween como lo conocemos hoy en día? 

Creemos en una vida cristiana informada y consciente, que se atreve a hacer las preguntas incómodas, así que para responder a esto, quisiéramos invitarte a que estudiemos juntos el contexto histórico de esta celebración, y que eso nos ayude a tomar la decisión por nuestra propia cuenta. 

Samhain, una celebración celta

Samhain es un festival religioso de la cultura celta. Quienes vivieron hace unos 2.000 años, principalmente en la zona que ahora es Irlanda, el Reino Unido y el norte de Francia. En aquel momento, estos países celebraban el año nuevo el 1 de Noviembre. Razón por la cual, el 31 de Octubre se celebraba como el último día del año, marcando el final del verano y la cosecha y el comienzo del oscuro y frío invierno, una época del año que a menudo se asociaba con la muerte humana. 

Los celtas creían que, en víspera de año nuevo, la frontera entre el mundo de los vivos y el de los muertos se volvía borrosa y que los espíritus de los muertos volvían a la Tierra. El frío invierno, no solo venía acompañado de daños a las cosechas y escasez en la comida, sino que se creía que propiciaba o facilitaba que los druidas, o sacerdotes celtas, pudieran hacer predicciones sobre el futuro. Para un pueblo completamente dependiente del volátil mundo natural, estas predicciones eran una importante fuente de consuelo durante el oscuro y largo invierno.

El evangelio en medio de Samhain

La Biblia nos enseña que sin Cristo estamos muertos. Sin Él andamos en oscuridad y sin una esperanza futura. Una realidad espiritual aún más dura que el frío invierno que experimentaron los celtas. Sin embargo, nosotros, no necesitamos poner nuestra esperanza en algo tan volátil como las estaciones. Nuestra esperanza no cambia mes a mes, no viene con el verano y se va con el invierno. Nuestra esperanza está en un Dios vivo, que vino a la Tierra para pagar por nuestros pecados y entregarnos vida eterna, para pasarnos de la muerte a la vida, de la oscuridad a la luz. Entonces, sin importar que tan fuerte sea el invierno, o que tan grandes sean las pruebas que enfrentamos, esta verdad no cambia. Nuestra esperanza en Cristo no es frágil ni temporal, ¡es firme y eterna!

¿Cómo se transformó Samhain en Hallow's Eve y posteriormente en Halloween?

La etimología de Halloween o Hallowe'en, viene de una palabra compuesta: "Hallow" significa persona santa, y las letras "een", que forman la contracción de "eve", que significa la noche anterior. Durante el siglo ocho aproximadamente, la iglesia católica, por medio del Papa Gregorio III (731-741), declaró que “All Hallowtide” se celebrará del 31 de octubre al 2 de noviembre, teniendo como eventos principales, La Víspera de Todos los Santos (All Hallow Eve) el 31 de Octubre, y posteriormente el Día de los Todos los Santos (All Hallow Day) el 1 de Noviembre. Buscando así cristianizar la celebración celta de Samhain. Designado como un tiempo para recordar a los muertos, incluidos los mártires, los santos y todos los cristianos fieles difuntos.

Posteriormente, dichas fechas se hicieron obligatorias en todo el Imperio franco por Luis el Piadoso 835. Manteniéndose vigentes durante los primeros años de la Iglesia. Los fieles se preparaban con oraciones y ayuno, para luego celebrar el festín. Similar a como celebramos Nochebuena y Navidad. Convirtiéndose así, en una festividad católica que se celebró como una liturgia hasta 1956, cuando se simplificó el calendario de la Iglesia. 

Antiguamente, Halloween fue también llamado “Hallowmas”. ¿Les suena parecido? No es coincidencia. Christmas es también una palabra compuesta, donde “Christ” se deriva de Cristo y “mas”, de la palabra misa”. Entonces, literalmente “Christmas significa "Misa de Cristo", así como Hallowmas significa “Misa de los Santos”.

La palabra "Halloween" se popularizó por primera vez, de manera comercial, a través de dos poetas escoceses John Mayne y Robert Burns, quienes escribieron sobre esta festividad en los años 1780 y 1785 respectivamente. Sus pintorescos poemas describen la vida en el campo en Escocia, mientras hacían referencia a los festejos de Halloween. No fue sino hasta principios del siglo XI, que se popularizó la fecha moderna del Día de los Difuntos, muy popular en países como México.  

El evangelio en medio de All Hallow's Eve 

Desde los tiempos del Nuevo Testamento, la iglesia ha utilizado las creencias paganas para contar el evangelio. Un gran ejemplo es cuando Pablo, en Hechos 17:23, llega a Atenas, una ciudad que adoraba a otros dioses, y utiliza una estatua de un dios desconocido para contarles las buenas noticias de Jesús. All Hallow's Eve fue un esfuerzo realizado por la iglesia de utilizar una tradición celta sobre el invierno y el inframundo, para contarles sobre el verdadero mundo espiritual que encontramos en la Biblia. Entonces, sin importar que celebren nuestros amigos o vecinos, nuestra misión será siempre la misma: brillar la luz de Cristo en sus vidas.

¿Qué simbolizan las calabazas? 

¡Esta sí es una historia bastante interesante, por no decir espeluznante! Las calabazas talladas como “linternas” en Halloween, nacen de la leyenda de folclor irlandes: Jack O'Lantern. La cual cuenta el relato de un acuerdo catastrófico entre Jack y el diablo.

La leyenda cuenta que, una noche, un hombre borracho y tramposo llamado Jack atrapó al Príncipe de las Tinieblas en un árbol. Logró esta gran hazaña al tallar una cruz en la corteza del árbol en cuestión. Luego, a cambio de dejar a satanás bajar, Jack le hizo prometer que nunca reclamaría su alma. Como consecuencia, Jack vivió el resto de su vida en desenfreno total, pues estaba seguro que tenía el cielo ganado. Después de todo, satanás le había prometido que no reclamaría su alma. Si no iba a ir al infierno, el cielo era la única opción disponible, pensó.

Sin embargo, cuando murió, no se le permitió entrar al cielo. Desesperado, intentó volver con su viejo amigo, el diablo. Pero él mantuvo su parte del trato, y no le dejó entrar al infierno tampoco. Al quedarse sin ningún lugar adonde ir, Jack colocó un carbón en llamas en una calabaza para usarlo como linterna. Y luego tomó rumbo, condenado a vagar hasta encontrar un lugar de descanso eterno.  

El evangelio en medio de las calabazas

El diablo siempre ha utilizado la misma estrategia, desde Adan y Eva, hasta el día de hoy. Él siempre ofrece la verdad retorcida para prometer cosas que no puede cumplir. Jack puso su confianza en la persona equivocada para garantizar su entrada al cielo. Pensó que satanás podría cubrir su pecado y desenfreno, pensó que sus acciones no tendrían consecuencias eternas. Sin embargo, el único que puede garantizarnos el cielo, la vida eterna y el perdón de nuestros pecados es Jesús. Las calabazas tradicionales del Halloween contemporáneo son un vivo recordatorio de nuestra gran necesidad de Dios. Y puede ser una historia interesante para abrir la conversación con alguien que no tiene una relación con Jesús y necesita escuchar sus buenas noticias.

¿Cómo nació la tradición del disfrás y la de dulce o truco? 

La tradición de dulce o truco tiene un precedente antiguo, pero la parte de los dulces no se produjo hasta muchos años después. Los disfraces de Halloween se originan en la costumbre de los antiguos celtas, quienes se disfrazaban de espíritus malignos para confundir a los demonios que creían aparecían durante la noche Samhain y que no los lastimaran.

Por otro lado, la tradición de cambiar dulces por trucos nació en la Inglaterra medieval, donde los "soulers" recorrían los pueblos pidiendo a la gente rica por "pasteles del alma" en Halloween. Sin embargo, en lugar de amenazar con jugarles una mala pasada, ofrecía orar por las almas de las personas a cambio de un pastel.

En el siglo XIX, los inmigrantes irlandeses y escoceses trajeron "souling" a los Estados Unidos. Pero, no fue hasta 1920 que la tradición de dulce o truco que conocemos hoy en día se popularizó en los Estados Unidos. Misma práctica que fue bastante controversial en la década de 1950, debido a que muchos adultos plantearon severas objeciones, considerándolo una forma de extorsión. Fue así como, eventualmente, “souling” se transformó en una práctica de niños, que piden dulces a cambio de no hacer travesuras. 

El evangelio en medio de los disfraces y la tradición de dulces o truco

En cuanto a los disfraces, esta es nuestra verdad: para todos los que hemos puesto nuestra fe en Jesús, los disfraces no son necesarios para ahuyentar a los demonios, pues quien mora dentro nuestro es más poderoso que quien está en el mundo (1 Juan 4:4).

Con respecto a la tradición de dulces o truco, nuestra recompensa es mucho mayor que un pastel o una golosina: Jesús se denomina así mismo como el Pan de Vida (Juan 6:25-58), quizás un poco similar al término “pasteles del alma”. La diferencia acá es que, cuando Jesús ora pues nuestras almas, no nos ofrece un simple pastel para saciar nuestra hambre, sino que se ofrece a sí mismo como el Pan de Vida, como el único Redentor, para salvar nuestras almas y darnos vida eterna (Juan 17). ¿Cuál pastel del alma o golosina de Halloween podría ser más dulce que estas buenas noticias de Jesús?

Conclusiones

Ahora sí, regresemos a la pregunta inicial: ¿deberían los cristianos celebrar Halloween como se celebra hoy en día?. Pues la respuesta más sencilla es, ¡no! Simplemente ya no es una celebración que habla acerca de nuestras fe. Sin embargo, si verdaderamente escudriñamos la historia y permitimos que Dios hable a través de los siglos y las diferentes culturas, veremos que su misión ha sido siempre la misma: redimir a su pueblo para adoptarlos como sus hijos. Y, en el proceso, utiliza cualquier cosa para hablarnos, para revelar su plan, para hacer su nombre famoso y para atraernos a Él. Entonces, sea durante Halloween y en cualquier otro día del año, vivamos con el Dios viviente como el centro de nuestras vidas y con su misión de hacer discípulos de todas las naciones como prioridad en nuestro día a día.

Dios siempre ha usado la cultura de un mundo caído, para contar su historia de redención. Siempre ha tomado lo torcido para brillar su luz y verdad. Desde el Antiguo Testamento, una y otra vez, ha tenido gracia por su pueblo, llevándonos de adorar dioses falsos a adorar al verdadero Dios. Al final del día todos somos fábricas de ídolos en necesidad de un Redentor.

Entonces, no sé deberías vestirte para Halloween, lo que si sé es que nuestra prioridad es ser siempre más como Jesús. No sé si deberías o no dejar a tus hijos ir por dulces, lo que si sé es podés enseñarles desde niños el verdadero contexto de “All Hallows Eve” y redimir esta festividad en sus corazones. No hace falta que condenés a tus amigos por ponerse disfraces, pero si podés contarles de donde nace la tradición de usar disfraces y cómo, cuando ponemos nuestra fe en Jesús, no necesitamos disfraces para ahuyentar a los espíritus malignos, pues quien mora dentro nuestro es más poderoso que quien está en el mundo.

Como lo dijo John Piper, este es un tema de discusión entre: Cristo contra la cultura, Cristo en la cultura o Cristo sobre la cultura. Refiriéndose a que podemos tomar una de tres posturas: estar en completo desacuerdo con la celebración del Halloween contemporáneo, podemos decidir celebrar la fecha con inocencia, vestirnos de personajes benévolos y salir por dulces, o podemos redimir la fecha por completo para Cristo, celebrando en memoria de los santos que ya han fallecido y celebrar que Jesús ha vencido la muerte y que todos nosotros, como santos, venceremos a la muerte cuando Él regrese por su Iglesia.

Cuál de estas posiciones tomar, es una decisión que solo Dios puede guiar en nuestros corazones. Pero, cualquiera que sea tu decisión, hoy queremos invitarte para que juntos pongamos a Dios como el centro de todas nuestras celebraciones y que veamos cada minuto de nuestras vidas en la Tierra como oportuno para contarle al mundo las maravillas de nuestro Dios.


Hechas para Más

Tres Ríos, Cartago, Costa Rica
Teléfonos: +506 8455 1510
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Copyright © 2021 Hechas Para Más. Todos los derechos reservados. Desarrollado por NG Technology