El Poder De La Vulnerabilidad

(Tiempo estimado: 2 - 4 minutos)

¡Sé tú misma!, dicen las masas, ¡Sé vulnerable!, ¡Sé genuina!. Sin embargo es mucho más complicado de lo que suena.

Ser vulnerable delante de la gente, implica exponerse a ser herido, a sentirse juzgado o rechazado. Claro que también implica formar relaciones más genuinas y profundas, pero vamos a ser honestos, da más miedo que otra cosa.

Yo pasé años de mi vida construyendo muros y paredes a mi alrededor, para protegerme, para sentirme segura, para sentir que tenía algún tipo de control. Me volví además experta en ponerme mascaras que ocultaban mis heridas y mis miedos. No quiero decir con esto que no era honesta o genuina, pero lo era solo hasta el punto en que me sintiera cómoda. Bajo la idea o noción de que mostrarme completamente, tal y como soy, no iba a dar buenos resultados. Después de todo quien podría querer o aceptar a alguien con tantos defectos, miedos, y debilidades.

Sin embargo, a veces Dios nos tira elementos sorpresa para sacarnos de nuestra zona de confort, y eso fue exacto lo que me pasó. De repente pude escuchar a Dios hacerme una invitación –Quiero que solo seas vos misma y que dejes el resto en mis manos. ¿Podes soltar el control y confiar en mi?

Parecía bastante fácil de hacer, después de todo tengo 32 de ser yo, ya debería salirme natural. Pero lo que Dios me estaba pidiendo era mucho más profundo. Él me estaba pidiendo un nuevo nivel de vulnerabilidad que nunca antes había conocido.

Entonces empecé por derribar los muros que me rodeaban, empecé a tirar a bajo cada pared detrás de la cual me escondía. Y de repente me di cuenta que además llevaba puestas mascaras, unas más fáciles de identificar que otras. –Realmente estoy bien; eso no me dolió; yo soy una mujer fuerte; yo no salgo en citas; soy líder en mi iglesia; yo estoy en control; no necesito su aprobación; al cabo que no me gustaba tanto; no era el tiempo de Dios-. Todas frases que podrían bien ser verdad en muchos casos, pero que en otras ocasiones eran solo mascaras diseñadas para tapar heridas o dolor.

Conforme me fui quitando cada una de estas mascaras, me di cuenta que habían unas que estaban tan adheridas a mi propia piel, que no sabía distinguir donde terminaba la mascara y empezaba yo. Habían mascaras que ni siquiera sabía que andaba puestas. Incluso llegue a esconderme detrás de Dios mismo, porque el simple hecho de mostrarme y exponerme tal como soy, me parecía absurdo. Es decir, todos ocupamos tener algunas partes de nuestro corazón resguardadas ¿o no?

Fue en medio de ese proceso, que termine en este lugar. Y ahora estoy acá, rodeada de los escombros que solían ser mi fortaleza, con un montón de mascaras tiradas en el suelo. Aún pelando capas de mi corazón que siguen escondidas, pero envuelta en una libertad que nunca antes había experimentado en mi vida. Una libertad que nace de saberme amada y aceptada por Dios, una libertad que se nutre con el amor y la aceptación de mi familia en Cristo, esa que grita “te amamos aún en tus días malos”. Una libertad que me aterra, porque sé que estoy cerca de encontrarme completamente “desnuda”, y entonces pienso ¿qué va a pasar en ese momento cuando ya no tenga muros, ni paredes, ni mascaras para taparme?, ¿qué va a pasar cuando todo lo que quede sea simplemente YO?.

Seré acaso suficiente, seré entonces realmente amada, valorada y aceptada. No sé, pero lo que si descubrí, es que es mejor ser rechazado por quien uno es, que amado por quien uno pretende ser. Entonces si, ser vulnerable es más profundo de lo yo pensaba, pero es también una bendición enorme en la que me quiero sumergir por completo y de la mano de Dios.

Previamente publicado en el Blog Obras en Proceso

crecimiento, fe y confianza, vulnerabilidad

  • Visto: 264

Hechas para Más

Tres Ríos, Cartago, Costa Rica
Teléfonos: (+506) 6030-8237
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Copyright © 2020 Hechas Para Más. Todos los derechos reservados. Desarrollado por NG Technology